VISTA PANORÁMICA DESDE EL MIRADOR DE LA CRUZ

 

 

 

VISTA DESDE "LA CAÑERÍA" CON EL MIRADOR DE LA CRUZ AL FONDO

 

 

 

VISTA DESDE EL EMPALME DE TORVIZCÓN

 

 

 

EL TAJO DEL CAJILÓN

 

 

 

RESTOS MOLINO ÁRABE

 

   

 

ANTIGUO LAVADERO

 

 

 

 

FUENTE DE LOS SEIS CAÑOS

 

 

 

 

ALGUNOS APUNTES SOBRE NUESTRO PUEBLO

 

Nuestro pueblo se encuentra ubicado entre Sierra Nevada y las últimas laderas de la vertiente norte de la sierra de La Contraviesa, dentro de la llamada Alpujarra Media, su término municipal se encuentra dividido por el río Guadalfeo. El núcleo de Almegíjar cuenta con una población de unos 200 habitantes, pero su término presenta un anejo, Notáez, uno de los pueblecitos más desconocidos y hermosos de la comarca, y otras cortijadas, como La Solana y La Umbría, que hacen ascender la población total municipal a unos 400 habitantes.
 


Su origen es antiquísimo, habiéndose encontrado en su término municipal numerosos objetos datados del Neolítico. Por estas tierras pasaron romanos y visigodos, pero, sin duda, han sido los árabes los que perfilaron la imagen actual que hoy nos ofrece y a los que debemos el nombre del pueblo cuyo significado como por todos es sabido es "La Bien Plantá", debido al enclave privilegiado en que se encuentra situado el pueblo..
 


El núcleo urbano aparece encaramado sobre unas peñas “como un nido de águila”, conservando, al igual que en su anejo, un buen ejemplo de la arquitectura vernácula compuesta por un conjunto urbano escalonado de calles estrechas que albergan viviendas realizadas con materiales tradicionales (lastras de pizarra y techos de launa) y con gran profusión de plantas y flores en sus fachadas y balcones. Entre estas edificaciones, que alcanzan diferentes alturas, se sitúan los típicos “tinaos”, pasarelas que comunican distintas casas al nivel de los pisos superiores.
 


Cuenta con una iglesia parroquial reconstruida en 1.594, destacando también la pequeña ermita de Notáez, construida sobre una antigua mezquita. Goza de un entorno con espléndidas vistas y un clima agradable.
 


La gran mayoría de sus habitantes viven de una agricultura tradicional muy variada, basada en la típica trilogía mediterránea: los frutos secos (almendra), olivar (con sus olivos centenarios), y vid. Gran parte de su población se ha visto obligada a emigrar a la costa granadina, a los invernaderos del poniente almeriense y, sin duda, a la capital.

 

Debido a la gran cantidad de caminos que surcan sus campos de norte a sur y de este a oeste podremos disfrutar de un paseo inolvidable en cualquier estación del año. Caminando por sus angostos caminos solo escucharemos el cantar de los pájaros y el correr de las aguas.

 

Ya en el pueblo, igualmente podremos pasear por sus enrevesadas calles, visitar su lavadero público y su fuente pública (recientemente reformados) o acercarnos al "Paseo de la Cruz", adornado de numerosos pinos y cipreses, hasta llegar a "la Cruz" donde disfrutaremos de unas vistas espectaculares del valle del Guadalfeo.

En cuanto a la gastronomía nos encontramos con los platos típicos de esta comarca como son las migas, la fritailla, las habas fritas y por supuesto las chacinas obtenidas de la matanza. Todos ellos basados en los productos obtenidos de la tierra, como el aceite de oliva, siempre presente. Tampoco falta el buen vino de los cortijos de La Contraviesa destacando por su excelente calidad el vino del cortijo "El Granaino".

 

 

ALMEGÍJAR CUBIERTO POR LA NIEVE